Trastornos neurodesarrollo

¿Has oído hablar del TDAH?

15 de septiembre, 2017 | Alfonso Amado

Todo el mundo habla de él… ¿pero qué es en realidad el TDAH?

TDAH son las siglas de “Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad” (ADHD en inglés). No es un diagnóstico médico por sí mismo, sino una descripción de un comportamiento. Es una pista que nos pone en sobreaviso de que puede existir un problema del neurodesarrollo.

Las causas de esta disfunción neurológica son diversas: prematuridad, exposición a tóxicos, síndromes genéticos, infecciones congénitas, déficits nutricionales….

Al tratarse de un Trastorno del Neurodesarrollo, la valoración diagnóstica es recomendable que sea realizada por un Neuropediatra. De esta manera se podrán identificar las causas del problema y descartar otros trastornos neurológicos asociados.

 

Es importante su detección precoz ya que puede ocasionar una limitación a nivel social, escolar y familiar; con un impacto negativo en la calidad de vida del niño y su familia. La evolución es positiva cuando se identifica el problema de manera precoz y se comienza a trabajar en él de manera bien dirigida. 

Clásicamente el proceso diagnóstico era complejo. Se basaba en una entrevista estructurada en la que se recogían datos sobre la presencia de síntomas característicos del trastorno en los distintos ámbitos (social, familiar y escolar). No siempre era fácil obtener esta información de una manera fiable, cuantificable y objetiva.

 

Intentando solventar estas dificultades, en nuestra práctica clínica contamos con una prueba diagnóstica para la valoración de estos pacientes: MOXO ADHD Analytics. Esta herramienta nos ayuda a realizar las evaluaciones iniciales de los pacientes, afianzando los diagnósticos. También nos permite monitorizar la eficacia de las terapias, ya que proporciona resultados “medibles” de las intervenciones.

Se trata de un test que se realiza en la propia consulta a través de un ordenador. Mide parámetros como la capacidad de atención, la ejecución de tareas, el grado de impulsividad o la hiperreactividad a los estímulos. De esta manera obtenemos valores numéricos fiables para medir el grado de severidad del trastorno y su evolución a lo largo del tiempo.

 

Aparte de este test inicial, solemos completar la valoración con nuestra neuropsicóloga, Cristina Rodríguez Castro para medir de manera objetiva otros parámetros como la capacidad intelectual, la capacidad de ejecutar tareas de una manera eficaz, el desempeño en lectoescritura, presencia de síntomas emocionales… De esta manera podemos identificar las causas del problema y solucionarlas.