Miscelánea

No llevamos bata. Te contamos por qué.

29 de septiembre, 2017 | Alfonso Amado

Nuestras razones son varias: 

1) Es poco práctica y poco higiénica. Para la gente que trata con pacientes, incluso si la bata parece que está limpia, seguro que no lo está.

Hay investigaciones que demuestran que tras 8 horas viendo pacientes las mangas de la bata estarán llenas de microorganismos. Incluso el sistema nacional de salud inglés ha implementado un código de vestimenta para evitar esto que incluye la política de «sin ropa por debajo de los codos» (se refiere a los brazos 😉 )

Incluso hay guías de práctica clínica que consideran las batas un elemento del pasado, por el potencial riesgo de propagar infecciones.

2) No creemos en la «jerarquía de las batas». Probablemente hubo un tiempo en el que, cuando un médico con bata entraba en una sala, la gente se levantaba. Ahora vivimos en tiempos distintos. Hoy en día los gerentes, administrativos y el resto de personal no facultativo también llevan batas. Somos conscientes de que no han perdido su significado como símbolo de nuestra profesión, y en algunos hospitales / clínicas entendemos que formen parte del «dress code».

3) A los niños no les gustan las batas blancas. Son nuestros pacientes y debemos adaptarnos a ellos. Si el hecho de no llevar bata facilita que podamos explorar a un niño, fuera batas.

4) La pediatría es «manos a la obra», a veces vemos heridas, infecciones cutáneas, dermatitis, procesos respiratorios, etc. Debemos estar lo más cómodos posibles y facilitar la limpieza de las zonas que entran en contacto con el paciente. En nuestra clínica solemos llevar una camisa a la recogemos las mangas para lavarnos siempre los brazos / manos de un paciente a otro.

5) Creemos que el personal médico debe poder identificarse claramente. En una bata a veces no aparece ningún nombre o aparece en una letra minúscula. En nuestra clínica llevamos nuestros nombres bordados en la camisa para que se nos pueda identificar.

 

¿Batas sí o batas no?