Nutrición

¿Malos resultados escolares? La clave también puede estar en la alimentación (parte 3)

1 de diciembre, 2017 | Alfonso Amado

Hemos hablado previamente del hierro y los ácidos grasos omega 3 y 6, hablaremos ahora de la melatonina.

La melatonina no entraría dentro de la categoría de “nutriente”, pero si está clasificado como “suplemento alimenticio”, por lo que hablaremos de él.

La melatonina es una sustancia de produce nuestro cuerpo cuando se acerca la hora de dormir. El momento en el que se segrega coincide cuando nuestro cerebro detecta que la luz que recibimos empieza a decrecer, y por lo tanto llega la noche.

Con la proliferación de las pantallas electrónicas, nuestro cerebro puede volverse “desorientarse” un poco y no darse cuenta que es la hora de dormir. Si no detecta que no hay luz, no producimos melatonina, y por tanto no nos entra el sueño.

Una parte de los problemas de sueño (sobretodo en adolescentes) se deben a una secreción inadecuada de melatonina. ¿Cómo podemos corregirlo? Ayudando a nuestro cerebro a “orientarse” de nuevo. Si tomamos melatonina de manera regular (siempre a la misma hora, antes de acostarse), nuestro cerebro volverá a “engancharse” a los ritmos dia-noche. Nos entrará el sueño a la hora que nos tiene que entrar el sueño. Algunos de los problemas de atención que tienen los niños pueden ser achacados a un mal descanso nocturno, que se puede corregir con unos hábitos de sueño adecuados. En determinados casos, también con la administración de melatonina.

 

*La rama de la medicina encaminada a detectar y corregir deficiencias de elementos en el organismo se denomina “nutracéutica”. Aunque muchas de estas intervenciones no requieran “receta” siempre debe ser un profesional médico el que las indique, después de una completa valoración del paciente, con estudios analíticos para reforzar el diagnóstico y el tratamiento si es necesario. ¡No hagais esto en casa! Siempre hay que apoyarse en profesionales cualificados que os guíen.