Enfermedades

Laringomalacia

1 de mayo, 2018 | Alfonso Amado

La laringomalacia o estridor laríngeo congénito es un problema relativamente común en bebés.

En las consultas de pediatría es frecuente encontrarnos con padres que cuentan que su bebé recién nacido hace un “ronquido”. Este ronquido no lo realizan en la consulta generalmente, si no en algunas ocasiones, cediendo el ruido sin necesidad de realizar nada.  Estas situaciones suelen coincidir con el llanto.

Este ronquido casi siempre corresponde a un tipo de respiración ruidosa, denominada «estridor», que ocurre especialmente cuando el niño inspira con fuerza al llorar o cuando hace las tomas.

La causa es una debilidad del cartílago que forma la laringe, lo que hace que se colapse (se cierre) cuando el niño coge aire. Al colapsarse produce este ruido tan característico («estridor»).

No suele requerir tratamiento, ya que el tejido cartilaginoso que forma la laringe suele fortalecerse con el tiempo. El ruido cada vez es menos intenso y menos frecuente hasta desaparecer por completo.  

Por lo tanto, suele ser un trastorno benigno que se resuelve espontánea y progresivamente, pudiendo persistir hasta los 18 meses de edad.