Enfermedades

¡Cuenta atrás para que llegue la gripe!

14 de octubre, 2018 | Alfonso Amado

Cuando pensamos en gripe saltan imágenes en nuestra cabeza de niños con fiebre alta, que comen mal, días perdidos de guardería / colegio (y de trabajo), visitas a Urgencias y al pediatra, ingresos hospitalarios por complicaciones, familias angustiadas…

 

En la consulta solemos decir que una gripe no es un catarro. Los catarros suelen dar síntomas respiratorios leves (congestión, mocos, tos) y fiebre no muy alta durante 1-2 días. Suelen ser cuadros banales, que aunque muy incómodos, no suelen presentar excesivas complicaciones. Las gripes sí. Las gripes producen síntomas respiratorios más marcados, con fiebre más elevada durante más días, asociando mucho malestar general, pérdida de apetito, incomodidad…

También producen complicaciones, especialmente en niños susceptibles. Un ejemplo son los niños con hiperreactividad bronquial o asma, que pueden presentar crisis severas de sus problemas bronquiales. Otro tipos de complicaciones son neumonías, otitis, sinusitis… incluso complicaciones neurológicas en algunos casos.

 

Nosotros utilizamos dos estrategias complementarias para afrontar la temporada de la gripe: vacunación y detección.

Vacunación

¿Qué conseguimos con la vacunación? Intentar preparar a nuestro sistema inmunitario para que esté preparado cuando entre en contacto con el virus. Y, creednos, todos vamos a entrar en contacto con el virus de gripe.

¿Es la vacunación siempre efectiva? No. El virus de gripe “muta” año tras año. Las vacunas se preparan en función del último tipo de virus circulante (el del año anterior), pero si el virus muta “mucho” la vacuna será menos eficaz. Aún así, merece la pena intentar tener preparado a nuestro sistema inmunitario. Con la vacunación (como con todas las vacunas) también se disminuye la tasa de virus circulante, con lo cual se evitan contagios (especialmente recomendable si hay hermanos).

¿A qué edad se puede administrar la vacuna? A partir de los 6 meses de vida.

La vacuna es más que recomendable en niños con procesos respiratorios de repetición (hiperreactividad bronquial, asma, sibilancias recurrentes…). Si tu niño ha tenido que usar cámara de inhalación en alguna ocasión, no debes dudarlo.

¿Cuándo comienza la campaña de vacunación? A partir del 22 de Octubre.

Detección

No siempre es fácil de detectar una gripe, ya que se puede confundir con un catarro, aunque ya hemos visto que son cosas distintas.

¿Por qué es importante detectar la gripe? Porque nos podemos hacer una idea de la evolución del proceso. Sabremos a qué complicaciones tenemos que estar atentos. Hay dos tipos de gripe, la gripe A y la gripe B. La gripe A suele tener una tasa de complicaciones más elevada, y los niños en general la llevan peor (fiebre muy alta durante más días, más afectación del estado general…)

En la clínica contamos desde hace años con tests de diagnóstico rápido de gripe A y B. Se realizan de manera fácil (cogiendo una muestra de moco nasal con un bastoncillo), y tenemos los resultados en 5-10 mntos. En la propia consulta, ante un caso sospechoso, realizamos el test y la familia ya se va con el resultado en el momento. Fácil, rápido y útil.

 

Más información: Comité Asesor de Vacunas de AEPED.